lunes, 22 de marzo de 2010

GANADOR@S DEL I CONCURSO DE CUENTOS DEL TALLER DE PRENSA


Mª DEL CARMEN BLANCO MORCILLO (4ºA) "EL BURRO Y EL PANAL"

Érase una vez un burro que se llamaba Pablo y el burro recaudaba y recaudaba comida para todo el invierno entonces un día de verano unas abejas que llegaron al campo le quitaron su comida y se hicieron su propio panal para en invierno no pasar frío y así recaudar también comida.
El burro estaba tan triste porque no tenía comida que no salía a la calle ni jugaba, hasta que un día Pablo miraando por la ventana vió cómo las abejas recaudaban su comida y dijo:¡Esas abejas se están llevando toda la comida del prado y al final se me va a agotar la paciencia!
Al día siguiente, cuando las abejas estaban dormidas, el burro se levantó y fue al panal, les cogió la comida y se fue a su casa. Las abejas muy enfadadas fueron a casa de Pablo le llamaron a la puerta: Oye, Pablo ¿por qué nos has robado la comida? Pablo contestó: Porque vosotras vinísteis a este campo y a por toda la cosecha, además...(las abejas le interrumpieron).
Pablo, ¿no crees que seríamos mejores amigos si no nos robásemos la comida?
Todos dijeron que sí, entonces ya eran las 20.30 y el burro y las abejas se fueron a sus casas.
Al día siguiente, el burro se levantó y fue la casa de las abejas y las dijo: ¿Quereis jugar conmigo? Y las abejas respondieron: Sí, ¿por qué no?
Entonces jugaron al pilla-pilla, al escondite; pero, al burro le encantaban los juegos como el fútbol y el baloncesto, aunque sabía que sus amigas no podían jugar porque el balón era muy grande...LO pasaron tan bien! Y colorín colorado este cuento burrín y de abejas se ha acabado.


VIRGINIA TERRADILLOS MARTÍN 5ºB "CARLOS, EL BROMISTA"

Carlos era un niño muy bromista, le encantaba divertirse a costa de los demás. Un día Carlos pasaba por el vestuario de las chicas y se le ocurrió meter arañas en las camisetas.
"Ya verás cuando se den cuenta, van a gritar como locas ¡ja!" , pensó Carlos.

Los amigos de Carlos estaban hartos de que gastara bromas de tan mal gusto, por eso todas tuvieron una gran idea. Los compañeros de Carlos organizaron una excursión a "El castillo decapitado" de Drácula.
"Chicas, ya veréis qué susto le vamos a dar a Carlos, ¡vamos a escondernos!.
Al día siguiente...
Carlos dijo: "Oye chicos ¿por qué no le gastamos estas bromas a los profesores?"
¡Oh no este chico no tiene remedio!, dijeron las chicas.

Y colorín colorado esta historia de Carlos ha finalizado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario